Expiación, Ian McEwan

Título: Expiación

Autor: Ian McEwanlibro_1361058020

Fecha de publicación: 2001

Sinopsis: En la gran casa de campo de la familia Tallis, la madre se ha encerrado en su habitación con migraña y el señor Tallis, un importante funcionario, está, como casi siempre, en Londres. Briony, la hija menor, de trece años, desesperada por ser adulta y ya herida por la literatura, ha escrito una obra de teatro para agasajar a su hermano Leon, que ha terminado sus exámenes en la universidad y hoy vuelve a casa con un amigo. Cecilia, la mayor de los Tallis, también ha regresado hace unos días de Cambridge, donde no ha obtenido las altas notas que esperaba. Quien sí lo ha hecho, en cambio, es Robbie Turner, el brillante hijo de la criada de los Tallis y protegido de la familia, que paga sus estudios. Es el día más caluroso del verano de 1935 y las vidas de los habitantes de la mansión parecen deslizarse, como la novela, con apacible elegancia. Pero si el lector ha aguzado el oído, ya habrá percibido unas sutiles notas disonantes y comienza a esperar el instante en que el gusano que habita en la deliciosa manzana asome la cabeza. ¿Por dónde lo hará? Hay una curiosa tensión entre Cecilia y Robbie. Otra situación potencialmente peligrosa es la de la hermana de la señora Tallis: ha abandonado a su marido, se ha marchado a París con otro hombre y ha enviado a su hija Lola, una quinceañera, sabia y seductora, a casa de sus tíos. Y la ferozmente imaginativa Briony ve a Cecilia que sale empapada de una fuente, vestida solamente con su ropa interior, mientras Robbie la mira…


Los tres, ella, su hermana y Robbie, tenían un solo tema de que hablar, y era referente al pasado inmutable.

Para mí existen dos tipos de libro: aquellos cuya importancia reside en la trama, en los que son la historia en sí y los actos de los personajes los que llaman la atención del lector, y otros en los que es el lenguaje, la forma de narrar, las descripciones y los detalles los que se llevan el protagonismo de la obra. Para mí, Expiación pertenece al segundo grupo y esto se ve acentuado por el hecho de que ví su adaptación cinematográfica (Joe Wright, 2007, con Keira Knightley, James McAvoy y una brillante Saoirse Ronan) antes de leer el libro, antes incluso de conocer su existencia y por lo tanto lo que me sorprendió de la obra no fue tanto las sorpresas de la trama, sino el desarrollo interno de los personajes y la forma que tiene el autor de contarlo. Antes de empezar con la reseña, os diré que a veces me parecía que estaba leyendo poesía. McEwan tiene un estilo único, lírico y sensible. Una gozada.

Verano de 1935. Briony, la pequeña de los Tallis, termina de escribir su primera obra de teatro con motivo del regreso de su hermano Leon. Quiere sorprenderlo con la representación de la misma y de hecho dispone (en cierta medida) de sus tres primos del norte, que van a alojarse por un período indeterminado en su casa, para llevarla a cabo. Briony es una chiquilla fantasiosa, creativa. Su mente está ocupada por la literatura absolutamente, tanto que a veces permite que los límites entre la realidad perceptible y sensorial y las fantasías y matices que su cerebro capta se confundan y la confundan a ella misma. Es precisamente lo que ocurre cuando presencia, desde la ventana de su habitación, una extraordinaria escena: su hermana Cecilia se quita la ropa delante del hijo de la criada y protegido de su padre, Robbie, se sumerge en la fuente, emerge furiosa y entra en casa con un jarrón roto bajo el brazo, mientras Robbie toca la superficie de agua que minutos antes ha cubierto el cuerpo de ella. Para Briony, cuya mente se rige por los esquemas de los cuentos tradicionales, no hay ninguna lógica en los hechos. No comprende la escena. Pero querrá creer que sí lo hace y la dotará de unos matices peligrosos, que en el futuro causarán muchos problemas.

Para mí la verdadera protagonista de esta historia no es el amor de Robbie y Cecilia (cosa que me pareció al ver la película), sino Briony. Es uno de los mejores personajes que he leído jamás. Su desarrollo, su madurez, cómo se da cuenta de que sus actos acarrean consecuencias cuya envergadura ella no había alcanzado a sopesar, es el alma, la espina dorsal de la obra. En la primera parte, observamos cómo Briony, que pertenece todavía al mundo infantil, ve el mundo a través de rígidas estructuras. Es un reflejo de su psicología el que sea la única de su familia que mantiene una habitación ordenada, con todo colocado en el lugar que le corresponde: y es que su cerebro es igual. Los cuentos tradicionales le han enseñado que una heroína primero desafía lo establecido (a sus padres), después sufre engaños, se arrepiente y acaba con un final feliz. Todo lo que no esté en esos parámetros es confuso y por lo tanto, debe ser dañino. Así ve ella a Robbie: una figura que si bien ha estado junto a ella durante toda su vida, llegando incluso a ser el objeto de sus afecciones, da lo que para ella es un paso en falso y acaba convirtiéndose en un monstruo, en una criatura cruel que no respeta las normas y que debe pagar. Tal es su convencimiento, su cabezonería, el deseo de ser adulta y de por lo tanto tener que estar necesariamente en lo cierto lo que la lleva a hacer unas declaraciones muy lejos de la verdad, pero que por circunstancias que van sumándose a la trama (una carta, una chica desorientada y destrozada que accede a las insistencias de su prima pequeña debido a su propia incapacidad en aquellos instantes), acaban afectando a Robbie de manera letal. Es acusado de haber violado a Lola, la prima de Briony y Cecilia y por lo tanto mandado a prisión.

Por las fechas en las que nos movemos, sabemos que la Segunda Guerra Mundial de alguna forma tiene que interceder en la trama. Robbie conmuta la carcel por el alistamiento y presenciamos, ya en la segunda parte, el horror de la guerra, la vergüenza de la retirada. Cecilia y Briony también se ven afectadas por la guerra, ya que ambas trabajan como enfermeras y ven de primera mano las heridas físicas y mentales de los soldados. Mientras que para Cecilia es más una vía de escape, para Briony es una catarsis: trata de mitigar su culpa, de perdonarse a sí misma y demostrarse útil al fin y al cabo. Una vez que comprende lo que hizo, la repercusión que tuvo, es como si sostuviese el mundo entero sobre sus hombros y esta carga la acompañará durante toda su vida. Me parece sorprendentemene sutil y por lo tanto maravilloso que la palabra del título, expiación, el verdadero sentimiento que corre por las páginas del libro y que se apodera de Briony, sólo aparezca una sola vez escrita a lo largo de toda la obra.

No me llevé una gran sorpresa al final, porque sabía lo que ocurriría. Sin embargo, esto no impidió que el corazón se me rompiese una vez más en una de mis escenas favoritas, perteneciente al “epílogo”. Finalmente, sesenta y cuatro años más tarde, Las Tribulaciones de Arabella se representaba, con Briony, Leon e incluso uno de los gemelos presentes. Me pareció, de verdad, una de las escenas más  bonitas del libro. Era un acto tan sencillo que sin embargo transmitía tanto y que transportaba a cada uno de los personajes a una época en la que todos cometieron errores.

No sé qué más deciros sobre el libro. ¿Me encantó? Sí. ¿Lo recomiendo? Absolutamente. Yo esperé a verano para leerlo, para tener más tiempo libre y también porque me parecía que la lectura me parecería más verosímil (sobre todo en la primera parte) si me esperaba a que llegara ese calorcito tan intenso que tenemos en Sevilla por estas fechas. La experiencia ha resultado ser satisfactoria.

Si lo habéis leído me encantaría que me comentárais qué os pareció. Y si no lo habéis hecho, ¿os he convencido para que, por lo menos, lo añadáis a vuestra lista de pendientes? Espero que sí.

Puntuación: 10/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s